19 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 11 de diciembre 2019, actualizada 6:34 am

Enlace copiado

Dicen que el viejo y conocido refrán "ojo por ojo, diente por diente" fue aplicado con determinada precisión por el "góber" panista de Durango, José Rosas Aispuro, quien dejó plantada a la alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela, en su informe de los primeros cien días de actividades de la Cuarta Transformación en tierras gomezpalatinas, que entre otras cosas pasó con más pena que gloria. Como recordará, estimado lector, doña Marina no asistió al besamanos que organizó el "góber" Aispuro en Lerdo hace unos cuantos meses, pero sí fue al del gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, en Torreón. Incluso la morenista más priista de aquel lado del Nazas ha desairado varias actividades organizadas por la primera dama de Durango, como el arranque de la caravana de juguetes en Gómez Palacio.

Aunque nuestros subagentes, disfrazados de pino navideño sin luces, nos informan que lo que verdaderamente tiene enchilado al gobernador Aispuro es la exhibida que le dio la alcaldesa de la alternancia por haberse jineteado el dinero que la Federación manda a los Municipios, sobre todo en tiempos en los que la presidenta municipal tiene los mismos colores partidistas que el Gobierno federal. Ahora habrá que esperar si doña Marina asiste este viernes a la capirucha del alacrán, donde el Gobierno del estado anunciará una serie de inversiones para La Laguna. Por cierto, el informe de la alcaldesa Vitela fue algo así como el de su "gran tlatoani" Andrés Manuel López Obrador; hubo mucha palabrería y pocos datos duros sobre resultados. Doña Marina centró su discurso en que está ordenando las finanzas y los vicios de las anteriores Administraciones, pero no mencionó ninguna obra.

El que también tuvo un gris informe en sus primeros cien días de gobierno fue el alcalde de Lerdo, Homero Martínez, quien sorprendió porque parece ser que ahora sí atendió las instrucciones de algunos asesores que le recomendaron no culpar de todos los males a la anterior Administración, entre otras cosas, porque la mayoría de sus funcionarios provienen del mismo PRI y periodo en el que don Homero fue tesorero; en pocas palabras, que para que no le tuviera que soplar al jocoque mejor dejara enfriar la leche. Sin embargo, lo que más llamó la atención fue que varios directores del Municipio fueron más a fuerza que de ganas; incluso comentan que otros ni se enteraron de que el jefe daría un informe. Así de emocionante estuvo.

***

Luego de probar las mieles de la sagrada nómina, quien sigue aferrado a la idea de eternizarse en la administración pública, después de haber dejado el bando de la comentocracia, es el flamante director del IMPLAN desde tiempos en los que el "góber" Miguel Riquelme despachaba como alcalde de Torreón, Eduardo Holguín, quien además se convirtió prácticamente en el único funcionario que sobrevivió al cambio de partido en el municipio. Nuestros subagentes, disfrazados de agua celis frente al antiguo Banco de México, donde están las oficinas de la oficiosa dependencia, nos cuentan que don Lalo Holguín reunió al personal a su cargo para aleccionarlos para las próximas elecciones, y aprovechó para pedirles encarecidamente el mayor apoyo posible cuando el nombre del suspirante a la alcaldía Marcelo Torres Cofiño aparezca en las boletas electorales como candidato del PAN. Incluso dicen que desde el IMPLAN hicieron algún estudio donde vieron "algo" en el carnal Marcelo para buscar la perpetuidad. Para sorpresa de los subagentes, son muchas las voces que dicen que el jefazo del IMPLAN no más está esperando ver para dónde apuntan las encuestas y así manifestar sin tapujos su cariño, como cuando alababa y defendía a todo pulmón a su jefe Miguel Riquelme, y luego de que cambiara de jefe empezó a despotricar del PRI para ensalzar la administración de Jorge Zermeño. Habrá que esperar para dónde soplan los vientos con la llegada de los tiempos electoreros.

***

Hace ya casi tres años se retiró por las obras del Metrobús el emblemático torreoncito, al que incluso varios aguerridos y comprometidos activistas sociales que hoy son funcionarios, como el jefazo de la cultura de Torreón, Elías Agüero, el director del Archivo Municipal, Carlos Castañón, y el titular de la oficina de Urbanismo, Aldo Villarreal, se ataron en cadena humana para tratar de impedirlo. Que de nada sirvió... Bueno, solo para estar en los reflectores y más tarde llegar a diferentes cargos públicos. A varios años de aquel incidente, los restos del monumento siguen abandonados a las inclemencias del tiempo en la Unidad Deportiva con la promesa de que regresarán a su sitio una vez que el secretario de Infraestructura de Coahuila, Gerardo Berlanga Gotés, se digne terminar las obras del Tortubús… Perdón, Metrobús. Cansado de esperar y a unos días de su informe, el alcalde Jorge Zermeño se adelantó y puso en marcha la instalación de un nuevo torreoncito también en la entrada de la ciudad, pero ubicado en el parque Fundadores. La obra de relumbrón fue presumida so pretexto de regresarle la identidad a Torreón, con un costo de 3 milloncillos de pesos y tendrá 15 metros de altura, cubierta de mármol y un arco de acero. Por cierto, hablando del primer informe de la tercera administración de don Jorge, no hay día en que el alcalde no tenga agenda pública, algo extraño, pues la incómoda prensa anteriormente se enteraba de sus eventos por las inestables redes sociales.

***

Aun cuando las fiestas decembrinas están a la vuelta de la esquina, los que parecen no estar distraídos con los villancicos ni los buñuelos son los inspectores de autotransporte del municipio de Torreón, quienes tienen la consigna de cazar a los conductores de aplicaciones de transporte como Uber y Didi, quienes tienen que trabajar esquivando a los inspectores municipales y a uno que otro operativo de la Policía Estatal, que a veces le da por perseguir a quienes se dedican a trabajar en esta modalidad de conductores en línea; sin embargo, según los reportes de nuestros subagentes, que se encuentran cazando promociones de fin de año, lo curioso es que los muchachos de autotransporte no están perdonando ni siquiera a los taxistas, a quienes también les retiran las unidades por no portar el gafete a la vista, pero en lugar de quitarles la licencia o las placas y darles la respectiva multa, les levantan el carro para que lo arrastre una de las empresas consentidas por el Ayuntamiento: Grúas Laguna, quien por cierto es un proveedor cuyas unidades no portan placas vigentes, bueno, las que llegan a portar láminas. Pero el negocio es redondo, porque aun cuando se pague la multa, los vehículos son detenidos hasta por siete días, así que súmele, estimado lector, entre la multa, el arrastre de la grúa y el día por corralón, poco les están dejando a los choferes para los gastos de fiestas navideñas, donde todo se duplica.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...