Maestra en La Laguna adapta enseñanza a necesidades, El Siglo de Torreón
28 de noviembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Maestra en La Laguna adapta enseñanza a necesidades

Para este nuevo ciclo escolar, centra el aprendizaje en procesos de vida de los estudiantes

ANGÉLICA SANDOVAL / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 25 de agosto 2020, actualizada 8:08 am

Enlace copiado

La pandemia por el COVID-19 y la educación a distancia trajeron un escenario todavía más complejo para las escuelas multigrado que se encuentran en zonas de alta marginación, donde hay un acceso desigual a las tecnologías de la información y la comunicación para los niños y niñas de diferentes edades o grados que aprenden juntos, en un mismo salón de clases, en temporada regular.

Karla Isabel Soto Rivas es maestra desde hace casi nueve años y en este nuevo ciclo escolar 2020-2021, que inició ayer de forma remota en las escuelas públicas, no tiene una tarea sencilla.

La docente imparte clases al menos a 15 estudiantes de cuarto, quinto y sexto grado en la escuela primaria general "Victoriano Cepeda" turno vespertino de la colonia La Vencedora de Torreón, donde el aprendizaje se ha tornado más complejo con motivo del coronavirus, toda vez que en él inciden diferentes factores.

Hay alumnos que no tienen televisión y mucho menos acceso a internet además de que varios de ellos enfrentan diversas problemáticas asociadas a la pobreza, poca alfabetización, violencia intrafamiliar y la ausencia del padre o la madre, entre otras.

Por esta razón, Karla tiene que centrar su atención en el aprendizaje pero también en los procesos de vida de los estudiantes con la intención de ganarse su confianza, elevar su autoestima e incidir positivamente su entorno social.

ES TELE O COMIDA

Para este nuevo ciclo escolar y basada en la experiencia que le dejó la conclusión en línea del periodo lectivo pasado, la joven maestra tuvo que diseñar una estrategia para armonizar el programa de estudios con las herramientas de apoyo y adaptarlas a las necesidades y realidades de sus alumnos.

"Hay casos en los que los niños no tienen ni televisión, ni celular, nada. ¿Sabe qué? hay hogares en donde se compraron la televisión pero está el hambre...es tele o comida, desafortunadamente sí se cuenta con algunos casos así, apenas están comprando sus cosas las familias y tienen que venderlas por el problema de poco trabajo y la alimentación de las familias", expresó.

Ante este panorama, la profesora se puso de acuerdo con algunos padres y madres de familia para apoyar a los estudiantes y lograr su formación académica.

Les entregaron cuadernillos de trabajos impresos de acuerdo al grado que cursan y por medio de una mamá que figura como la vocal del grupo se establecerá comunicación virtual con los niños.

"Si la vocal ve que el alumno no tiene medio digital para estar en contacto, ella a cierta hora va por él a su casa, junta a varios y luego me conecto con ellos. Claro que es complicado, primero es adaptarnos, porque no es lo mismo estar presentes en la escuela que estar alejados. Después de que ya nos adaptamos es seguir con la retroalimentación para ver qué necesitan los niños y los padres de familia, es seguir buscando cómo le podemos hacer. Nosotros como multigrado tenemos qué elegir los contenidos que podemos trabajar con los tres o cuatro grados que nos tocan a veces", dijo.

Para Karla Isabel ha sido una grata sorpresa que durante esta contingencia sanitaria y con la educación a distancia, los padres y madres de familia reconozcan su labor. "Uno como maestro es un todólogo, es enfermero, cuentacuentos, guía, apoyo. Ahorita que los padres de familia están trabajando las actividades con ellos ya de lleno, se están dando cuenta de que ser docente es una profesión complicada", señaló.

SUS ALUMNOS SON PARTE DE SU VIDA

La maestra no duda en decir que lo que más extraña de las clases presenciales es a sus alumnos y que aunque la pandemia vino a cambiar la dinámica de trabajo en el sistema educativo, tarde o temprano pasará y los volverá a saludar, porque son parte de su vida. "A veces uno como docente, como persona, traemos muchas cosas detrás, pero llegas al salón y te topas con el comentario de ¡Buenos días!, Maestra ¿cómo le va?, ese tipo de situaciones a una le recarga las pilas.

Extraño a todos, desde el más chiquito hasta el más grandote, porque es una relación que no es de un día, son meses, son años. Ven en nosotros algo para poder sanar, hay veces que traen el mundo al revés en su casa y llegan y nos platican, tienen la confianza de contarnos y ya como maestro uno trata de darles un consejo, hay veces en que la escuela es el único lugar en el que se sienten agusto, se sienten tranquilos porque saben que nosotros los vamos a cuidar y proteger", dijo, visiblemente emocionada.

La pasión por la docencia la heredó de su padre Samuel Soto Borrego quien es profesor jubilado y su ejemplo a seguir. Su maestra de vida es su madre María Esther Rivas, que describe a su hija como una docente comprometida y preocupada por el bienestar de sus alumnos. Otra de sus aliadas en el camino del aprendizaje, es su hermana Grissel, directora del Jardín de Niños federalizado "Ejército Mexicano", en el turno vespertino.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...